Siglo II

 

En el siglo II alcanza el Imperio Romano su máxima extensión territorial. Se cuentan ocho destacados emperadores, resultando asesinados tres de ellos. No fue posible dejar de guerrear, constatándose esto sobre todo en el frente persa. El problema económico del sistema monetario, asunto complicado en un territorio tan vasto y de tantos países, se fue solucionando y consolidando añadiéndose a la moneda de plata de la época de César una de oro, el áureo, que vale quince denarios de plata. Se invierte en caminos, puertos, faros y acueductos…, que por un lado favorecen el comercio y, por otro, mejoran las expectativas en la vida urbana, especialmente en Roma, urbe y alma de ese mundo u orbe peculiar e imperial, de lujo y de grandeza monumental. A la importancia de los avances tecnológicos se suman logros en el arte, el derecho, la literatura…

El cristianismo continúa incrementándose y expandiéndose a pesar de verse perseguido. La Iglesia se consolida doctrinalmente (patrística), contrastando con el poder imperial que exige un culto oficial al que los cristianos se oponen y rechazan. Aparecen también crisis y herejías que dificultan la misión evangelizadora. De los diez obispos o papas de Roma siete murieron mártires.

Descargar Documentación completa: Siglo II

Comentarios cerrados.